Chilly

Cuidado...      ¡que grita!

Quizá cueste creerlo, pero le encanta gritar y sorprende, a veces, lo estruendoso que puede llegar a ser. Mejor no buscar problemas...