Los tres en patota

Andan siempre juntos; salvo, claro, cuando Honguito sale de andanzas, es que quiere soledad por momentos; y se pierde a veces... jugando SAUDADE.

Cuidado...      ¡que grita!

Quizá cueste creerlo, pero le encanta gritar y sorprende, a veces, lo estruendoso que puede llegar a ser. Mejor no buscar problemas...

El árbol

En su follaje encontramos experiencias, por sus ramas hacemos recorridos y a su sombra reponemos fuerzas. Todas, oportunidades para seguir trabajando y, también, transformarnos... como él en cada estación. 

Solito y solo

Soportando ataques, resistente y fuerte, siempre herido... sostiene la mirada. 

Lo queremos tanto!

Y lo extrañamos más... Sus manos, acostumbradas al oficio del hacer, sus ojos y su risa navegan otros mares... llenos de JAZZ!

Sí, ¡las tres!

Somos el cerebro de Kalum, las hacedoras y hechiceras. Bueno, una de nosotras es maga, pero no le decimos a nadie quién.